Acerca del Equipo de Acción para la Conservación de Áreas Protegidas

Río Piedras, Puerto Rico, 30 de septiembre del 2019 - El Equipo de Acción para la Conservación de las Áreas Protegidas (EACAP) publicó con el Instituto Internacional de Dasonomía Tropical el Reporte Técnico: Inventario detallado de Áreas Protegidas y otros mecanismos para la conservación de terrenos en Puerto Rico y anuncian la tercera actualización del mapa de Áreas Naturales Protegidas (ANP) de Puerto Rico. El informe incluye información sobre la metodología utilizada para establecer una definición compartida de áreas protegidas, la actualización a la base de datos y mapa de áreas protegidas, e información adicional sobre mecanismos de conservación de terrenos. Actualmente se protegen 350,549 cuerdas de terreno (1,378 km2), lo que representa aproximadamente 16% de la isla, y un aumento de 0.2% desde el inventario anterior.

Mapa de áreas protegidas de Puerto Rico en 2018.

Image CaptionMapa de áreas protegidas producido por el grupo interagencial. Las áreas marinas protegidas representan el 27% del límite de nueve millas náuticas que rodean a Puerto Rico. Las áreas terrestres ocupan 16% de todos los terrenos de Puerto Rico, incluyendo Vieques y Culebra. Este 16% incluye los bosques estatales, federales, reservas naturales y otras áreas protegidas en terrenos públicos y privados (9%), la Zona de Conservación del carso (7%), y las Servidumbres de Conservación (<1%).

El EACAP es un esfuerzo conjunto entre las principales entidades encargadas de manejar y conservar áreas protegidas y áreas de alto valor ecológico en Puerto Rico. Entre ellas se encuentran: el Instituto Internacional de Dasonomía Tropical del USDA-FS, el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre, Para la Naturaleza, la Fundación Alma de Bahía, la Junta de Planificación y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA). El EACAP se creó en el 2015 y cuenta con un acuerdo de colaboración multisectorial para el desarrollo, descripción, documentación y difusión de información relacionada con áreas naturales protegidas y otros mecanismos de conservación.

“Esto representa dos logros valiosos,” dijo William Gould Director del Centro Climático del Caribe del Departamento de Agricultura de los EEUU. “El informe describe un sistema integrado para la conservación de la naturaleza en Puerto Rico. El concepto incluye áreas naturales protegidas, leyes y regulaciones que rigen las especies y hábitats, y políticas del uso de terreno, programas de incentivos, y esfuerzos de grupos comunitarios e individuos como mecanismos valiosos de la conservación de la naturaleza. El acuerdo multisectorial representa un compromiso a largo plazo de colaboración técnica en el manejo de datos entre las agencias principales que designan, administran, y apoyan áreas naturales protegidas en Puerto Rico.”

La base de datos compartida de áreas protegidas sirve como base para comparar planes y designaciones que surjan en el transcurso del tiempo.

“Para el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), este reporte es muy importante ya que participamos en levantar la base de datos para la actualización y desarrollo en general del inventario de las áreas naturales protegidas. Ahora, las entidades pueden buscar estrategias de manejo colaborativo para la conservación holística de todas las áreas naturales protegidas de la Isla, gracias a la actualización de estos datos,” señaló Tania Vázquez Rivera, secretaria del DRNA.

Actualmente se protegen 350,549 cuerdas de terreno (1,378 km2), lo que representa aproximadamente 16% de la isla, y un aumento de 0.2% desde el inventario anterior.

“Para la Naturaleza se ha propuesto lograr la conservación de 33% de las tierras de Puerto Rico para el año 2033. Nos encontramos a mitad de ese camino. El reto que enfrentamos ahora es doble. Debemos duplicar la cantidad de tierras protegidas sin perder ni una cuerda de las que gozan algún grado de protección,” comentó el licenciado Fernando Lloveras San Miguel, presidente de Para la Naturaleza.

Esta nueva versión del mapa de áreas protegidas incluye mejoras y correcciones a los datos, y la integración de la Finca Colón a los límites oficiales del Bosque Nacional el Yunque, como resultado de su traspaso oficial de Para la Naturaleza al Servicio Forestal del Departamento de Agricultura de los EEUU. El mapa también contiene expansiones a la Reserva Natural Hacienda La Esperanza (Manatí) y las Áreas Naturales Protegidas Sierra La Pandura (Yabucoa/Maunabo), Las Lunas (Caguas), y El Conuco (Cabo Rojo).

La organización Para la Naturaleza estableció la Servidumbre de Conservación Picaflor (Ponce) y nuevas ANP gracias a las donaciones de terreno, incluyendo Río Jacaboa (Patillas), Quebrada Janer (San Lorenzo), Hacienda Margarita (Lares) y Cerro Feliz (Culebra). A su vez, se añadió al Bosque Comunitario de Río Hondo, cuya adquisición fue apoyada por el Programa Forestal Estatal y Privado del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical. Este es un bosque co-manejado por el Municipio Autónomo de Mayagüez y el Proyecto Agro Eco Turístico del Barrio Río Hondo. Adicionalmente, se incluyeron dos áreas al Corredor Ecológico de San Juan, el Bosque Los Capuchinos y el Arboretum de Cupey.

Por último, se documenta el traspaso del ANP Antiguo Acueducto del Río Piedras de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados a Para la Naturaleza, quienes se encuentran trabajando en la recuperación y restauración de este importante distrito histórico que forma a su vez parte del Corredor Ecológico de San Juan.

Por último, se documenta el traspaso del ANP Antiguo Acueducto del Río Piedras de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados a Para la Naturaleza, quienes se encuentran trabajando en la recuperación y restauración de este importante distrito histórico que forma a su vez parte del Corredor Ecológico de San Juan.

Estas nuevas áreas protegidas tienen una multiplicidad de valores ecológicos, históricos y culturales. Por ejemplo, el Bosque Comunitario de Río Hondo provee espacios verdes, actividades educativas, y un huerto comunitario. A través de una colaboración con la Universidad de Puerto Rico se establecieron áreas de investigación y monitoreo de especies en el bosque. Asimismo, el ANP Río Jacaboa es hábitat de anfibios y reptiles vulnerables, amenazados o en peligro de extinción como el coquí guajón, melodioso y caoba, y la boa de Puerto Rico.

La Hacienda Margarita es y continuará siendo utilizada para el cultivo de café bajo sombra y contiene estructuras de alto valor histórico y cultural. Por otro lado, el ANP Cerro Feliz tiene un alto potencial para usos ecoturísticos. Algunas de estas áreas se consideran Áreas Claves para la Biodiversidad de acuerdo a Bird Life International, la Convención sobre la Diversidad Biológica, y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Descargar el Informe Técnico y la Base de Datos

Referencia sugerida: Castro-Prieto, Jessica; Gould, William A.; Ortiz-Maldonado, Coralys; Soto-Bayó, Sandra; Llerandi-Román, Ivan, Gaztambide-Arandes, Soledad; Quiñones, Maya; Cañón, Marcela; Jacobs, Kasey R. 2019. A Comprehensive Inventory of Protected Areas and other Land Conservation Mechanisms in Puerto Rico. Gen. Tech. Report IITF-GTR-50. San Juan, PR: U.S. Department of Agriculture Forest Service, International Institute of Tropical Forestry.161 p. .

Contactos prensa

Instituto Internacional de Dasonomía Tropical del Servicio Forestal

William Gould, Director, USDA Caribbean Climate Hub

Phone: 787-764-7830, 787-402-9955

william.a.gould@usda.gov

 

Jessica Castro-Prieto

Phone: 787-764-7156

jessica.h.castro@usda.gov

Para la Naturaleza

Yazmín Solla Torres

Phone: 787-942-1694

Depto. de Recursos Naturales y Ambientales

Sra. Ana María Ramos, Directora de Prensa

aramos@drna.pr.gov

U.S. Fish and Wildlife Service

Miguel A. García-Bermúdez,Fish and Wildlife Administrator

Phone: 787-396-5943

Fundación Alma de Bahía

Miguel A. García-Bermúdez,Fish and Wildlife Administrator

Marcela.canon@bahiapr.com

Información adicional::

Acerca del Equipo de Acción para la Conservación de Áreas Protegidas (EACAP)
El EACAP es un esfuerzo conjunto entre las principales entidades encargadas de manejar y conservar áreas protegidas y áreas de alto valor ecológico en Puerto Rico. Entre ellas se encuentran: el Instituto Internacional de Dasonomía Tropical del USDA-FS, el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre, Para la Naturaleza, la Fundación Alma de Bahía, la Junta de Planificación y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA).

El EACAP se creó en el 2015 y cuenta con un acuerdo de colaboración multisectorial para el desarrollo, descripción, documentación y difusión de información relacionada con áreas naturales protegidas y otros mecanismos de conservación. El EACAP desarrolló una definición de ANP compartida conforme a los parámetros establecidos en varios países de Latinoamérica y el Caribe, Estados Unidos, y por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Esta definición propone que un área natural protegida es un “área geográfica claramente definida y delimitada a través de mecanismos legales u otros mecanismos eficaces para la conservación a largo plazo de la naturaleza, biodiversidad, servicios ecosistémicos, y valores culturales asociados”.

La metodología establecida por el EACAP permite evaluar si áreas con diferentes mecanismos de protección, tanto terrenos públicos como privados, cumplen con los requisitos necesarios para ser consideradas como áreas protegidas bajo la definición acogida por las agencias, entidades federales y el estado. Mediante esta colaboración se documentan continuamente las iniciativas de conservación actuales, se crea una base de datos de libre acceso y se promueve la conservación estratégica por medio de diversas herramientas.

El EACAP propone el establecimiento del Sistema Integrado para la Conservación de la Naturaleza que además de las ANP, incluye políticas de usos de suelo, designaciones especiales (e.g., hábitats críticos) y otros mecanismos que promueven la conservación de la biodiversidad en tierras públicas o privadas, ya sea a través de leyes o programas de incentivos. Mediante ese sistema, se documentan todas las iniciativas actuales, se crea una base de datos compartida, y se promueve la conservación estratégica por medio de diversas herramientas.

Acerca de la Zona de Conservación del Carso
En el 2015, el grupo publicó un mapa de ANP donde se anunció un aumento significativo en el por ciento de áreas protegidas en Puerto Rico. Esta duplicación de porcentaje protegido se debió a la adopción de la definición compartida, la cual permitió la inclusión de otras áreas no consideradas hasta el momento, principalmente la Zona Restringida del Plan y Reglamento del Área de Planificación Especial del Carso (PRAPEC).

La fisiografía del Carso abarca una de las regiones de mayor biodiversidad en Puerto Rico, ya que constituye el hábitat de varias especies endémicas y en peligro de extinción, comprende el acuífero más grande de la isla y la porción más grande de bosque maduro, humedales costeros, estuarios y sistema subterráneo de cavernas a través de la isla. Por distintos motivos, los terrenos zonificados para la conservación usualmente no son considerados áreas protegidas porque por lo general no cumplen con los criterios de conservación a largo plazo. Sin embargo, los terrenos zonificados para la conservación en la Zona Restringida cumplen con los propósitos de la Ley 292 conocida como la “Ley para la Protección y Conservación de la Fisiografía Kársica de Puerto Rico”. En cumplimiento con dicha ley, el DRNA identificó las zonas cársicas que deben restringirse de la minería y otras actividades de alta intensidad como el desarrollo urbano.

Los terrenos zonificados para la conservación en la Zona Restringida ocupan 7.2% de Puerto Rico y como muchas áreas naturales protegidas, comprende terrenos públicos y privados. La protección rigurosa de esta zona es el resultado de una serie de esfuerzos legislativos, comunitarios, académicos y administrativos llevados a cabo por varias ONG, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, la Junta de Planificación, así como por decisiones judiciales.

El EACAP propuso nombrar esta zona como la Zona de Conservación del Carso (ZCC), un lugar donde la conservación de la naturaleza puede coexistir con otras actividades (p. ej. agricultura sostenible y ecoturismo) que no perjudican las características ecológicas de la zona en tierras tanto públicas como privadas. Este tipo de área con múltiples usos es reconocida por la UICN como un área protegida para la Conservación de Paisajes Terrestres y Marinos (Categoría de Manejo V). En estas áreas la interacción entre los humanos y la naturaleza ha producido una zona de carácter definido con un importante valor ecológico, biológico, cultural y paisajístico, y donde salvaguardar esta interacción es vital para proteger y sostener el área, la conservación de la naturaleza y otros valores.

La misión del Instituto es desarrollar y diseminar conocimientos científicos que contribuyan a la conservación de los bosques, la vida silvestre y las cuencas hidrográficas de los trópicos estadounidenses en el contexto del cambio ambiental.


Área Adjunta de Investigación y Desarrollo del USDA: tiene como objetivo desarrollar y entregar conocimiento y tecnología innovadora para mejorar la salud y el uso de los Bosques y Pastizales de Estados Unidos y sus territorios. El Bosque Nacional El Yunque es un laboratorio de investigación vivo. El bosque fue designado como el Bosque Experimental de Luquillo en 1956 en su totalidad. El Yunque ha sido la piedra angular de la investigación de los bosques tropicales con más de mil publicaciones científicas escritas basadas en la investigación realizada en el bosque.


El USDA es un proveedor que ofrece igualdad de oportunidades.


Esta página fue modificada por última vez el 4 oct 2019





https://www.fs.usda.gov/detailfull/iitf/home/?cid=fseprd668986&width=full